WWW.SEXOLOGOGRANADA.COM

ES UN PLACER INVITAROS A CONOCER Y VISITAR MI NUEVA PÁGINA WEB WWW.SEXOLOGOGRANADA.COM

Un espacio renovado con contenidos específicos en Sexología Clínica en las áreas de Terapia Sexual y Terapia de Pareja

martes, 11 de noviembre de 2014

5 formas de amar (nuevo vídeo)



Cuida tu pareja, cuida tu relación, en este vídeo y enlaces podrás aprender o recordar quizás las CINCO maneras de amar privilegiadas para mantener tu relación afectiva sana y viva.

A través de las palabras, del contacto físico, con regalos y servicios y, sobre todo, consiguiendo tiempos de calidad juntos se renueva a través del afecto positivo la relación de pareja, de amistad o fraternal.

Mantener los vínculos afectivos vivos, sanos y atendidos es una buena idea para cuidar tu salud y tu calidad de vida.

Si  quieres saber más no dejes de visitar los enlaces que siguen:





viernes, 24 de octubre de 2014

Sexualidad humana:claves y espejismos



SEXUALIDAD HUMANA: CLAVES Y ESPEJISMOS.
(artículo publicado en revista Gansos Salvajes
www.gansossalvajes.com)


Llevo veinticinco años trabajando como psicólogo clínico especialista en Sexología. Me ha tocado vivir unas décadas de grandes cambios sociales en España que han afectado directa y profundamente la forma de entender las relaciones personales y de pareja, el papel de la mujer y del hombre en la vida y, por supuesto, la forma de vivenciar y expresar la sexualidad o sexualidades que, entiendo, todavía estamos construyendo en estos momentos.

En 1975 la OMS (Organización Mundial de la Salud) define, por primera vez, "SALUD SEXUAL" como la capacidad que tenemos las personas, desde que nacemos, mujeres y hombres, en todas las edades, la capacidad y necesidad de sentir, compartir y comunicar placer.

Por primera vez se separa sexualidad de reproducción y se habla y reconoce que somos personas sexuadas y que la sexualidad es una parte constitutiva de la persona que es necesario educar, desarrollar y potenciar para la salud integral de cada individuo.

También en los años setenta, aparte de llegar la democracia a España, legalizarse los anticonceptivos (era delito comprar preservativos), dejar de meter en la cárcel a personas homosexuales, y reconocerse la sexualidad en las mujeres gracias al movimiento feminista, ocurre algo importantísimo a nivel mundial en el ámbito científico que es la eliminación de lo que se consideraban hasta entonces dos terribles enfermedades mentales: la homosexualidad y la masturbación en la persona adulta.

Con estos datos quiero plantear que somos herederas y herederos de unos tiempos muy oscuros y recientes respecto a la represión de la sexualidad humana. En apenas cinco décadas y a pesar de haber entrado en el siglo XXI, todavía existe mucha confusión, falta de información, miedos y vergüenzas en torno del sexo que luego nos dificultan unas relaciones sexuales placenteras y satisfactorias.

Parece que haya libertad y naturalidad pero sigue costando aceptar la sexualidad con normalidad y como una parte importante y positiva de la persona. Diría que lo aceptamos intelectualmente (con la "cabeza" ) pero visceralmente seguimos en el tabú del sexo, sin atrevernos a pedir lo que realmente deseamos, sin atrevernos a salir del modelo sexual centrado en la penetración como algo obligatorio y dejamos de lado la potencialidad y capacidad de sentir con todo nuestro cuerpo, el placer de los sentidos, las caricias y los juegos eróticos, para reducirnos al modelo "reproductor" de siempre.

Parece que muchas personas vayan "a la cama" a competir, a lograr orgasmos, con la angustia de no dar la talla, más que a una oportunidad de jugar eróticamente y disfrutar de un momento divertido y placentero. Los medios de comunicación, especialmente el cine, transmiten un modelo sexual breve, rápido y directo al coito y con el orgasmo como objetivo primordial. Y la sexualidad humana es mucho más que esto.

La igualdad sexual entre mujeres y hombres hacen que ellos se angustien sobre cómo satisfacerlas (en relaciones heterosexuales) pero siguen sin preguntar y sin aceptar que haya maneras diferentes de compartir el sexo. Y muchas mujeres se han sumado a la carrera por el orgasmo.

Tenemos por delante el reto de creernos la definición de la OMS de persona sexuada y de salud sexual y lograr integrarlo en nuestra vida como algo positivo, natural y satisfactorio. 

Y sólo tenemos una vida.

 Aprovechémosla.


Para saber más:




jueves, 9 de octubre de 2014

Claves para mejorar el deseo sexual





El estilo de vida que promueve esta sociedad en que vivimos donde las prisas, la productividad, el estrés y, como consecuencia de ello, estados de cansancio y agotamiento cada vez más habituales, suelen encontrarse entre las principales causas de disminución de la libido o IDS (Inhibición del Deseo Sexual).

Cada vez más parejas recortan el tiempo que dedican a mantener sus encuentros sexuales que se vuelven más mecánicos y rápidos. Esto también influye en hacerlos menos atractivos y deseados.

Parece ser también que, con el tiempo, muchas parejas se van acomodando y olvidan su entusiasmo sexual inicial, no buscando momentos de calidad para disfrutar del sexo sino que van dejándolo para “cuando surja” o bien para el final de un largo día o de una semana interminable si queda tiempo para ello. Y esto no es una buena idea pues puede suceder que, relegándolo de esta manera, finalmente no se den las mejores condiciones para que aparezca el deseo.

Es entonces cuando alguien piensa que debe esforzarse porque ocurra y, sin muchas ganas ni buenas condiciones para ello, se mantienen relaciones sexuales que, poco a poco, van dejando de apetecer. Por otra parte, el modelo sexual falocrático que incluye el coito como algo necesario y que termine siempre en orgasmo hace que, cuando simplemente podría apetecer acariciarse y disfrutar de un momento de placer más tranquilo, éste se evite.

Los problemas de bajo deseo sexual son, quizás, los más complejos, pues no suele existir una sola causa que los provoque. Puede ser buena idea revisar honestamente qué está sucediendo y, si no logramos una recuperación por nuestros propios medios, consultar con un especialista en Sexología que nos orientará al respecto.


Más información:



lunes, 8 de septiembre de 2014

TERAPIA DE PAREJA: LA MEJOR SOLUCIÓN




Terapia de pareja
 
Los problemas en la pareja son algo frecuente. Vivimos unos tiempos donde buscamos la felicidad compartiendo un proyecto de vida juntos y eso no es tan fácil.
 
Las diferencias de carácter, dificultades en la comunicación, el estrés y las prisas de una vida ajetreada que nos restan tiempo y tranquilidad para lo personal y el diálogo, la paternidad o maternidad responsables, la crianza que nos agota, las presiones y las exigencias de la vida, entre otras cosas, pueden llevar al desencuentro y a la crisis en la relación.
 
Nadie nos ha preparado para una relación de pareja desde la igualdad, respetando las diferentes necesidades de cada uno y aplicando el diálogo y la comunicación eficaz en la resolución de los conflictos que, necesariamente, van a surgir.
 
Estos problemas, de no ser atendidos, se acumulan y comienzan a resultar un lastre, una pesada carga que, tarde o temprano, deben ser atendidos.
 
El terapeuta de pareja puede ayudar eficazmente, como mediador, al entendimiento mutuo, así como facilitar la comprensión de lo que está sucediendo, desbloqueando situaciones difíciles y ayudando a solucionarlas.
 
Un terapeuta de pareja es un profesional neutral que ayuda a cada parte a entender mejor a la otra, así como a intentar soluciones nuevas a los problemas viejos. Las estrategias y habilidades de comunicación son aprendidas así para toda la vida y son aplicables al resto de las relaciones personales en un futuro.
 
Pedir ayuda profesional es buena idea cuando se siente que se ha probado todo por los propios medios y se han agotado las vías de diálogo llegando a un “punto muerto”. No hay que sentirse mal por pedir ayuda pues, con frecuencia, la orientación de un terapeuta de pareja, como alguien profesional, neutral y externo, resulta muy necesaria y eficaz.

Para saber más:










domingo, 3 de agosto de 2014

AMAR EN VERANO




LOS CINCO LENGUAJES DEL AMOR

Releyendo el libro de Elsa Punset "Brújula para navegantes emocionales" tras comprarlo por segunda vez (la primera lo presté y lo perdí), reencuentro conceptos vitales para el bienestar emocional y el mejor conocimiento de uno mismo. Habla, esta excelente autora, de los 5 LENGUAJES DEL AMOR o las cinco maneras básicas de expresar y recibir amor entre las personas con vínculos afectivos positivos.

Este concepto tan interesante lo recoge directamente de GARY CHAPMAN en su libro homónimo "LOS 5 LENGUAJES DEL AMOR"

El amor puede compartirse:

 1. A través del contacto físico (caricias, besos, abrazos, incluso las relaciones sexuales y eróticas en la pareja).

 2. Compartiendo tiempo de calidad juntos (unas vacaciones, una escapada de fin de semana o realizando cualquier actividad placentera que implique estar concentrados en el momento presente, en el aquí y ahora, con los cinco sentidos implicados en ello y centrados en el "nosotros").

 3. Haciendo regalos, que podrían ser materiales o no, algo que sabemos que la otra persona desea o anhela, sorprenderla con ese regalo que no se espera y que siempre comunica que se piensa en el otro desde sus necesidades y apetencias.

 4. Con actos de servicio, que sería realizar todas aquellas tareas que, por cotidianas que puedan parecer, ayudan al bienestar de la otra persona y le hacen sentir bien. Son detalles que pueden convertirse en los más importantes actos de amor (bajar la basura, acordarse de que los yogures que le gustan al otro son desnatados, poner una lavadora o cuidar de la higiene personal para resultar más atractivo y agradable al otro).

 5. Y a través de las palabras. Desde decir cuando se siente un "te quiero" al diálogo acerca de las cosas que se comparten y nos hacen sentir bien y felices juntos. Ese refuerzo verbal de todo lo bueno que se tiene y que,a menudo, se dar por evidente y por eso mismo no se menciona y que, con el paso del tiempo, parece perder su valor si no lo recordamos y lo actualizamos.

 Hace poco, en una sesión de terapia de pareja, me tocaba hacer una pregunta simple pero fundamental: ¿Cuánto tiempo dedicas a tu pareja a la semana? La respuesta de esta persona, excelente trabajador que dedicaba cerca de 50 horas semanales a su negocio fue significativa: Aparte de comer y dormir juntos -que no cuenta ¿verdad?-, hay semanas que no dedico más allá de una hora semanal a mi pareja".

 Si no nos esforzamos por comunicar el amor que sentimos a nuestra pareja, hij@s, amistades o familiares, el amor que sentimos se desvirtúa y va decolorándose. Quizás en época de crisis material pueda resultar alentador pensar y dedicar más tiempo a aquellas personas a las que amamos y que, en definitiva, le dan sentido a nuestra vida.

 Los cinco lenguajes del amor están ahí para ello. Reconocerlos e identificar cuáles son nuestros lenguajes de amor preferentes y cuáles son los lenguajes de amor principales para las personas con las que compartimos nuestra vida emocional, puede ayudarnos a sentirnos bien y mantener al día las relaciones emocionales que nos sustentan.

 Quizás también sea importante recordar que aquellas formas en que preferimos mostrar nuestro amor también serán las maneras en que preferimos recibirlo. hay personas más reservadas pero que están muy atentas a las necesidades del otro. Hay personas más descuidadas pero que no les cuesta decir un "te quiero". Cada cual debe ser consciente de las maneras en que necesita que el amor le llegue e indicarlo a los demás para facilitar la comunicación mutua en este sentido. Y también esforzarse en transmitir su amor en las maneras que los otros lo necesitan.

 No nos descuidemos y seamos amorosos. No hay que olvidar que, como decía el poeta, el amor es algo que cuanto más se da y más se comparte, más crece.

Y es gratuito y nos hace sentir bien. ¿Qué más podemos pedir?

Más información en




jueves, 17 de julio de 2014

EL ABORTO Y LOS HOMBRES

Hoy tenemos un documento que reflexiona sobre las responsabilidades de los hombres igualitarios que queremos asumir la responsabilidad de la contracepción y de los problemas que pueden surgir cuando no se usa o se hace mal.
José Ángel Lozoya Gómez,
miembro del Foro y de la Red de Hombres por la Igualdad
Los motivos para abortar se pueden resumir en dos: hay mujeres que no quieren culminar su embarazo y mujeres que no pueden hacerlo. Las primeras necesitan una ley que les permita interrumpirlo sin riesgo para su salud, su dignidad o su libertad; las segundas —salvo cuando su imposibilidad se deba a problemas de salud— una política de apoyo a la natalidad que elimine los obstáculos materiales que les impiden satisfacer sus deseos de maternidad.
La ley reconoce el derecho de la mujer a interrumpir su embarazo en las primeras catorce semanas de gestación; una parte del movimiento feminista consideró insuficiente este plazo, al tiempo que denunciaba la desaparición del derecho a abortar sin plazo en caso de grave peligro para la vida o la salud de la embarazada, reconocido en la ley de 1985. 
Que el Estado nunca haya garantizado el aborto en los centros del Sistema Público de Salud ha provocado diferencias importantes en las condiciones de acceso y cobertura a este servicio entre Comunidades Autónomas. Mientras que en algunas, como Andalucía, los conciertos con algunas clínicas privadas casi permiten hablar de aborto libre y gratuito, en otras abundan las mujeres que han de pagarse la intervención en las clínicas privadas acreditadas.
Hoy los planes del Gobierno del PP convierten las limitaciones de la ley de 2010 en algo secundario, porque amenazan el derecho mismo al aborto. Los hombres por la igualdad debemos apoyar cuantas iniciativas impulse el movimiento de mujeres para defender la legalidad vigente, sin dejar por ello de discutir el lugar que ocupamos y podemos ocupar en esta batalla.
El derecho al aborto nos concierne a los hombres porque nos plantea algunos problemas:
De libertades: Se trata de defender una conquista democrática que garantiza la libertad de las mujeres al tiempo que la nuestra, porque la pérdida de este derecho puede forzar a muchos hombres a asumir paternidades que ni sus parejas desean, incluso cuando la causa del embarazo sea un fallo anticonceptivo.
De responsabilidades: Los hombres no parimos pero si embarazamos; de hecho somos responsables o corresponsables de todos los embarazos no artificiales. Siempre que eyaculamos en la vagina de una mujer fértil sin usar preservativo o sin tener hecha la vasectomía, asumimos la posibilidad de provocar un embarazo. Podríamos decir que lo estamos buscando —aunque no lo deseemos— al delegar en ellas el control de nuestro futuro.
De relaciones sexuales: El ámbito de las relaciones entre los sexos es el más resistente a la igualdad. Apenas si se ha cuestionado el modelo masculino heterosexual que se identifica con el coito vaginal, y la mayoría de los embarazos no deseados tienen su origen en la resistencia masculina al uso del condón, porque la educación sexual es una de las grandes asignaturas pendientes.
De equidad de género y respeto a su autonomía: Las mujeres no necesitan el consentimiento de su pareja para abortar, pero cuando la gestante requiere la opinión del fecundador, esta suele ser determinante en la toma de decisión. Anteponer el criterio del fecundador cuando no existe acuerdo equivaldría a imponérselo a la embarazada.
Resumiendo: ir algo más allá de la defensa de los derechos de las mujeres pasa por usar y promover el uso del condón, cuestionar el predominio de la penetración, reivindicar una educación sexual igualitaria y recordar que todo recorte al derecho de las mujeres sobre su capacidad reproductiva es violencia machista.
Sevilla, julio 2014

miércoles, 9 de julio de 2014

PREGUNTA AL SEXOLOGO

Todavía hay pocos espacios donde se pueda preguntar con libertad acerca de la sexualidad humana.

Queda mucha necesidad de información, creencias erróneas y confusiones en torno del sexo.

Te animo a que participes en este blog y rede sociales CON TU PREGUNTA o sugerencia de un tema a tratar más en profundidad.

Será respondido y añadido en el Blog para que otras personas puedan acceder a la información cada vez más completa.

Por supuesto, la CONFIDENCIALIDAD es absoluta y no se publicará ningún nombre o dato identificativo. 

Escríbeme a villadangos@live.com

Si lo deseas también serás respondid@ de forma privada, por supuesto

Anímate.